Branden Grace vuelve a la senda de la victoria con el Alfred Dunhill

Branden Grace está demostrando, de nuevo, que es el «jugador sorpresa» de esta temporada en el European Tour. Ya demostró al inicio de temporada su dominio con el driver y su precisión con el putt haciéndose con el Joburg Open, el Volvo Golf Champions y el Volvo China Open. Estaba claro que el novato procedente de Sudáfrica venía a por todas, dispuesto a estar entre los grandes. Y es algo que ha conseguido con su cuarta victoria en el Alfred Dunhill Links Championship. Su nombre ya ha entrado en una de las salas del Olimpo del golf europeo junto a los de Severiano Ballesteros, Bernhard Langer, Colin Montgomerie, Nick Faldo o Ernie Els, todos ellos ganadores de cuatro títulos del European Tour en la misma temporada. Sin llegar a comparar su juego con ninguno de los maestros del golf que forman parte de este grupo, parece que el joven discípulo Grace está destinado a unirse a ellos en años venideros. Recordar que esta es su primera temporada y que solo Rory McIlroy, número uno del ranking mundial, ha conseguido el mismo número de victorias que el sudafricano.

Centrándonos en lo visto en estas jornadas en el Alfred Dunhill ya podemos hacernos una idea de las características y posibilidades de Branden Grace. En la primera jornada del torneo, batía el record del recorrido de Kingsbarns. Lo que debería tomarse como un mensaje a navegantes, ya que en el segundo día, el Old Course de St. Andrews sería testigo de una tarjeta de 67 golpes para ampliar su ventaja sobre sus competidores.
Las cosas no fueron tan fáciles en el tercer campo que forma parte de este torneo. Carnoustie fue una tortura para todos los jugadores, incluido el sudafricano aunque en menor medida. Grace necesitaba 69 impactos para completar el recorrido y mantener a distancia a sus rivales.
En la jornada final, sobre la hierba del Old Course de St. Andrews, Branden Grace supo gestionar su ventaja y jugar manteniendo las distancias con un «sublevado» Olesen, que cinco puntos por detrás del líder, lanzaba un ataque feroz, demostrando que el sudafricano no era el único que podía dar la sorpresa. Finalmente, quedaría en segunda posición a dos golpes del novato del año.

“He estado soñando con este momento toda mi vida”, declaraba Grace sosteniendo el trofeo sobre el puente de St. Andrews. Un jugador que se encuentra con esta victoria entre los 40 mejores jugadores y que se asegura la asistencia para los grandes eventos de 2013.

fotos: Getty Images y Ian McIlgorm

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here