El estadounidense Scottie Scheffler se hace con la 86ª edición del Masters

Scottie Scheffler reivindica en Augusta su número uno mundial

Sergio García (+3) y Jon Rahm (+4) cierran la semana con su mejor vuelta en el torneo.

El estadounidense Scottie Scheffler ha ganado la 86ª edición del Masters en un domingo más plácido de lo que cabría suponer. Con esta victoria, el jugador de New Jersey ha dado un golpe de autoridad sobre la mesa del golf mundial para reivindicar que su número uno no es un accidente. En el ámbito meramente español cabe destacar que Sergio García, vigésimo tercero con +3, ha sido el mejor de los nuestros.

Resultados en vivo The Masters

Empecemos por ahí. El de Borriol cerró la semana con la mejor de sus vueltas, un 71 con tres birdies en los últimos cinco hoyos que han supuesto un bonito final a una edición importante para él, toda vez que no pasaba corte desde 2017, el año de su victoria.

También Jon Rahm ha bajado el telón con su mejor vuelta, un gran 69 (-3) con Tiger Woods como compañero en Augusta National. El propio vasco admitió que la presencia del texano le quitó algo de presión, algo que probablemente influyó en su buen resultado. Cinco buenos birdies cincelaron su tarjeta para cerrar la semana en el puesto 27.

Por arriba, la lucha estaba entre Scottie Scheffler, Cameron Smith y un Rory McIlroy que se quiso meter en la pelea con un sensacional 64 (-8). Scheffler fue evitando problemas y aprovechando algunas de sus oportunidades de birdie para vivir un tramo final tranquilo que incluso le permitió hacer de su doble bogey al 18 un pequeño accidente.

Una semana complicada desde el jueves

El torneo no ha deparado momentos especialmente brillantes de nuestros representantes. No fue el inicio soñado por Jon Rahm, que comenzó con un +2 que le obligaba ir a remolque ya desde el inicio, al tiempo que Sergio García despachó un par que era un resultado más que correcto en una primera jornada ventosa.

Jon Rahm, seguido por una marea humana -cabe recordar que en la previa era el más solicitado en las casas de apuestas en su carrera por recuperar el número uno del mundo-, cedió terreno en buena parte por su discreto acierto con el putt; detrás de sus cuatro bogeys del día había putts de unos dos metros errados. Desde luego, no le ayudó el barro que tanto se pegó a la bola el jueves, consecuencia de las fuertes lluvias de los días previos.

Por su parte, Sergio García perfiló una vuelta con mucho movimiento -cuatro bogeys por otros tantos birdies- en la que alternó muy buenos golpes con otros menos precisos. En cualquier caso, ese par no es mal resultado habida cuenta del viento y el citado barro que protagonizaron la jornada.

La segunda jornada no solo no fue mejor, más bien lo contrario. Jon Rahm y Sergio García terminaron el día igualados en la clasificación con +2, lejos del liderato pero, al menos, dentro de un corte al que también accedió el aclamado Tiger Woods. Ese mismo sábado tomó el liderato Scottie Scheffler, cada vez más asentado en Augusta.

Jon Rahm firmó un par que no le dejó buen sabor de boca. Y es que arrancó el día con dos birdies en los dos primeros hoyos, consecuencia de dos excelentes putts de larga distancia, pero lo cerró con un bogey que le impidió ganar al campo por primera vez en esta edición.

Por su parte, Sergio García se anotó una tarjeta de 74 golpes (+2) tremendamente accidentada: cinco birdies -dos de ellos en los últimos dos hoyos-, cuatro bogeys y un triple bogey en el 11 en el que acabó en el agua. El putt no le acompañó en esta ocasión, privándole de algunos birdies que le hubiesen permitido mantenerse en la zona alta de la clasificación.

Peor suerte corrió José María Olazábal (+17), que no pudo certificar la proeza que firmase el año pasado; esta vez no ha habido corte, lastrado por esta segunda tarjeta (84). Le queda, eso sí, el honor de haber firmado el primer birdie del torneo.

El ‘moving day’ condenó las opciones de los españoles

El ‘moving day’ no supuso el trampolín esperado para hacer saltar a los jugadores españoles hasta la zona alta de la clasificación del Masters, en la que afianzó Scottie Scheffler. En esas tres primeras jornadas el estadounidense evidenció que el cartel de número uno del mundo no le pesa en absoluto.

Ese sábado se supo que ni Sergio García ni Jon Rahm jugarían por el título el domingo. El castellonense, que comenzó con un birdie en el 1, se complicó la vida en los nueve segundos hoyos, en los que despachó cuatro bogeys.

Y por su parte, Jon Rahm empezó y terminó con birdie, pero por medio se dejó unas buenas opciones de restar golpes al campo y acumuló cinco bogeys y un doble bogey al 17. Al final, un 77 (+5) para situarse en el puesto 41 de forma provisional. Era la continuación a una semana que no se fue dando como el vasco tenía previsto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here