El mantenimiento deportivo de La Manga Club Resort

0
324

La Manga Club Resort posee una peculiaridad que lo hace casi único, y es que el complejo tiene, entre sus numerosas instalaciones, un sinfín de superficies deportivas de primer nivel. Sus tres campos de golf, un centro de tenis situado entre los cien mejores del mundo, ocho campos de fútbol, canchas de cricket, netball, rugby y un centro de alto rendimiento deportivo, hacen que sea un destino consolidado de turismo deportivo. 

Por ello, el mantenimiento de las distintas superficies deportivas presentes en La Manga Club es una cuestión fundamental y uno de sus valores más seguros. Cada una de ellas es gestionada agronómicamente en base a las necesidades de los diferentes deportes y teniendo en cuenta, además del aspecto visual, los estándares de calidad necesarios para cada uno de ellos.  

La Manga – South Course

El riego de las superficies es uno de los aspectos más importantes en este mantenimiento y, en general, cada superficie deportiva tiene necesidades hídricas diferentes que dependerán de las características de la superficie y del propio juego. Así los campos de fútbol requieren más agua que los greens y éstos más agua que los cricket wickets, que se mantienen con niveles de humedad muy bajos por exigencias del bote de bola necesario para los objetivos del juego.

Para los campos de golf el riego por aspersión se gestiona desde un ordenador central, donde se realizan los cálculos de las necesidades exactas en base al estudio de parámetros agroclimáticos. Gracias a que el resort tiene su propia estación meteorológica y sensores “in situ”, sólo se aplica la cantidad de agua estrictamente necesaria, realizando así una gestión óptima desde el punto de vista medioambiental de las fuentes de agua provenientes de aguas residuales y pozos del complejo. 

La humedad subterránea de los campos puede, así mismo, ser visualizada por softwares vinculados a los sensores para su gestión óptima. Los distintos rangos de color aportan información sobre las cantidades de agua del suelo, siendo verde óptimo y azul exceso de agua. 

Las variables agroclimáticas adecúan el aporte de nutrientes muy importantes para la correcta fertilización de las distintas superficies deportivas existentes en el complejo. Para ello se realizan curvas de aportes de nutrientes para todo el año y se cruzan con analíticas de laboratorio. Además, el perfil del suelo es estudiado para monitorizar la profundidad de enraizamiento, pH, nutrientes, etc., aspectos todos ellos susceptibles de modificarse a través de la fertilización, por lo que su monitorización es vital.

Otro de los aspectos más importantes son las labores de mantenimiento, como los rulados que, en los greens de los campos de golf, se hacen con rulos ligeros para aumentar la velocidad y la “truness” de la bola. Por el contrario, en las canchas de cricket se utilizan rulos de entre 2.500 Kg. y 3.000 kg. para compactar los wickets y conseguir un bote consistente. O los recebados que se hacen en cada superficie, en los que el aporte de áridos es fundamental para conseguir unos campos deportivos excelentes y que, de nuevo, son muy diferentes en cada deporte. En el golf, fútbol y rugby se utilizan arenas de sílice mientras en cricket se usan mezclas de arenas y arcillas.

Seguir parámetros de calidad es fundamental, no sólo para alcanzar la excelencia, sino para minimizar lesiones en los jugadores y usuarios de cada superficie deportiva. 

El stimpmeter es utilizado para medir la velocidad de los greens y la firmeza, otro de los parámetros de calidad, se mide a través del “truefirm”, que mide en pulgadas la penetración de la bola en el green.

11 January 2014, La Manga Club, Spain. Borussia Dortmund morning training at their training camp in southern Spain. Kevin Kampl Photograph by Tony Henshaw/www.lamangaphotos.com

En fútbol la deceleración de la pelota, medida en gravities, se realiza a través de una pesa al impactar en la superficie del campo de juego usando el “Clegg Hummer”. Este parámetro busca una firmeza óptima que se sitúa entre 70 y 90 gravities. La tracción es otro parámetro importante para minimizar las lesiones de los jugadores, con unos valores recomendados de entre 45 y 60 Newton-metro.

31-03-2017. Selección de Cricket Scotland en La Manga Club.

Por último, en cricket la firmeza requerida para los wickets es altísima (entre 300 y 400 gravities) según los “PQS” (Performance Quality Standars) referencias del England Cricket Board

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here