Entrevista a Pau Gasol: «En un momento en el que estaba fuera de competición el golf fue como una vía de escape a nivel emocional»

Acompañado por Adri Arnaus y Luis Figo, Pau Gasol jugó el Pro-Am en Valderrama del Estrella Damm Andalucía Masters con su hándicap 25, pero hizo mucho más que eso, visibilizó un deporte en ocasiones con mala prensa.

0
1280
PAU GASOL CON GOLF CIRCUS

El Estrella Damm Andalucía Masters es siempre un acontecimiento para el mundo del golf en España y este 2021 lo era aún más por varias razones. El torneo duplicaba su bolsa de premios, contaba con la presencia del jugador español y número uno del mundo Jon Rahm, pero, sobre todo, abría sus puertas al público prácticamente sin límite de aforo. Esta estrenada normalidad en Valderrama llenaba sus calles de aficionados que acudían a ver jugar a sus ídolos. Pues uno de esos aficionados era Pau Gasol. El mejor jugador de baloncesto español de todos los tiempos venía a practicar otro deporte que le apasiona, el golf.

Acompañado por Adri Arnaus y Luis Figo, jugó el Pro-Am en Valderrama del Estrella Damm Andalucía Masters con su hándicap 25, pero hizo mucho más que eso, visibilizó un deporte en ocasiones con mala prensa. La excepcionalidad de la visita, a la que este deporte no está acostumbrado en España, nos dejó la imagen de Pau Gasol y Jon Rahm charlando bajo uno de los muchos alcornoques centenarios que tiene el recorrido.

A Pau Gasol el confinamiento le ha llevado, como a muchos, visto el incremento en las licencias federativas de golf en España, a irse al campo más cercano y empezar con un deporte que se ha visto beneficiado por la pandemia ya que se practica al aire libre y en solitario. Pero, más allá de la pandemia y sus consecuencias, es una de las actividades físicas más saludables que existen, según un estudio llevado a cabo por la OMS, y que está indicado para cualquier edad por su bajo porcentaje de lesiones.

El Estrella Damm Andalucía Masters de 2021 es el escenario de esta entrevista a Pau Gasol en la que hablamos de su retirada de las canchas, de sus proyectos y de golf, mucho golf.

Pau Gasol

Una brillante primera temporada le valió el reconocimiento de rookie del año de la NBA en 2002, en ese momento era el único jugador de nacionalidad no estadounidense en obtenerlo.  Encontrar un hueco en una Liga que en el pasado era solo para estadounidenses debió ser duro, ¿cómo recuerda sus comienzos en la NBA?

Con mucha ilusión, con ciertos nervios y con ganas, con muchas ganas de hacerlo bien y de aprender. Fue una época de adaptación a una nueva vida, a un nuevo equipo, a una nueva cultura, a un nuevo país… Pero tuve la suerte de contar con el apoyo de mi familia, que me arropó en todo momento.

¿Cómo influyó en usted su amistad con Kobe Bryant? A nivel deportivo y personal.

Ha influido en mi vida de una forma muy positiva. A nivel profesional nos complementamos muy bien, formamos parte de un equipo especial con el que pudimos ganar dos campeonatos. Durante ese tiempo aprendimos lo que significa el trabajo, lo que requiere ser el mejor y trabajar cada día para serlo. En lo personal ha habido momentos muy significativos en los que nuestra relación trascendió un poco al baloncesto y al deporte y pudimos desarrollar una relación muy íntima que, desgraciadamente debido al accidente, no ha podido continuar. No obstante, eso no ha impedido que ahora nosotros seamos como familia con Vanessa, las niñas y con el resto de su familia.

Suponemos que la hora de la retirada es una de las decisiones más complicadas de su vida deportiva y personal. ¿Cuándo y cómo empieza a madurar la idea de colgar las botas?

Cuando vas acumulando años entiendes que el momento de la retirada se va acercando, sobre todo cuando tienes una carrera tan longeva como la que he tenido yo. También cuando sufres dos fracturas en el pie, en 2019 la primera, empieza un proceso de reflexión y de plantearte la posibilidad de que tu carrera deportiva haya llegado a su fin, a pesar de haber trabajado para tener la oportunidad de jugar un poquito más y terminar mi carrera jugando. Pero bueno, es un proceso largo y meditado que empieza desde mucho antes. Cuando entiendes que tu carrera va a terminar en algún momento te vas preparando para ello.

Ahora que ya es un hecho su retirada, ¿cómo lleva lo de no competir?

Bien, intento dirigir mi afán de crecimiento haciendo otras cosas y canalizando mis valores y todo lo que ha marcado mi carrera deportiva en otros ámbitos, ya sea el de la filantropía, con la fundación y UNICEF; el mundo del liderazgo y la transmisión de conocimiento a otros, a través de libros o documentales y eventos corporativos; y, por supuesto, mi cargo dentro del Comité Olímpico Internacional, que también es una responsabilidad grande que ocupa una parte importante de mi tiempo. A todo esto, se suma mi paternidad y mi familia que tienen un gran peso. Estoy entretenido, la verdad.

La docuserie de cuatro capítulos sobre su trayectoria, sobre todo los dos últimos años, lleva el título “Lo importante es el viaje”, lo que ya es toda una declaración de intenciones. ¿Qué quería transmitir con este documental?

Sobre todo, el lado personal y familiar dentro de nuestro viaje, el cómo gestionamos un momento de adversidad e incertidumbre. También cómo encaro, replanteo y me preparo para un momento inevitable como es el fin de una carrera deportiva y cómo lo hago a nivel familiar. El apoyo de mi familia y de mi equipo profesional es clave para haber llegado a buen puerto. Lo importante es el viaje y plasmar los valores que te rigen en todo lo que haces.

Pau Gasol en Valderrama

¿Cómo llega al golf?

El golf llega a mi vida durante el confinamiento. Con todas las restricciones a la movilidad, el golf era una de las pocas actividades que podías hacer. En un momento en el que estaba fuera de competición fue como una vía de escape a nivel emocional. Además, me permitía estar un poco en contacto con la naturaleza y suponía un reto aprender un deporte nuevo mientras la humanidad estaba parada en seco debido a la pandemia.

¿Cuánto tiempo lleva jugando?

Un año y medio.

¿Qué encuentra en este deporte?

El estímulo de una actividad nueva. Es un deporte muy sano y que me ha ayudado en el proceso de transición después de una carrera profesional como la mía. Es más liviano para el cuerpo, pero también te mueves y estás activo, generas amistades, etcétera. Ha sido algo muy positivo a nivel mental después de mi recuperación y en la pandemia.

¿Qué similitudes encuentra, si es que las encuentra, entre el golf y el basket?

Al final, si quieres mejorar tienes que dedicarle tiempo y ser metódico, empezar por los fundamentos, tener buenos entrenadores, mucha concentración a la hora de ejecutar cada movimiento, estudiar cada golpe… Los detalles marcan la diferencia. Me gusta la estimulación mental y estratégica que ambos deportes tienen.

Se le veía muy cómodo en el pro-am del Andalucía Valderrama Masters, ¿que le pareció Valderrama?

Es un campo espectacular, posiblemente uno de los mejores del mundo. Yo había tenido la suerte de jugar allí con anterioridad, pero fue una experiencia en la que me lo pasé muy bien y estoy deseando repetirla y volver a jugar con amigos.

Dicen que el golf engancha, ¿en su caso le ha pasado?

¡Ya te digo que si me ha pasado! Te pica el bicho y ahí lo llevas. Lo único es que tienes que tener tiempo para dedicarle, porque ves que mejoras, pero mejorar significa tiempo. Sin duda, es un deporte que engancha.

¿En Valderrama jugó con su paisano Adri Arnaus, es la primera vez que jugaban? ¿Con quién suele practicar?

No, no era la primera vez, habíamos jugado un par de veces antes en dos campos en Cataluña. Tuve la suerte conocer a Adri en los JJ. OO. de Tokio. Empezamos a hablar y, aparte de un gran jugador, es un chico formidable. Espero que podamos jugar en muchas más ocasiones.

He practicado con distintos profesionales e instructores. Como me he movido mucho, he tenido la suerte de entrenar con Nacho (Ignacio Barrido), el entrenador de Adri. Intento aprender de todo el mundo y, cuando juego con Adri, él me enseña.

Suelo jugar con familia, mi mujer, mi cuñado, mi suegro o con amigos que he ido conociendo gracias al mundo del golf. Me gusta ir explorando campos allá donde voy, y para mí que encima me gusta estar en la naturaleza, es estupendo. Los campos de golf me parecen una joya en términos de vegetación, están muy bien cuidados y son tan bonitos que se te pasa el tiempo volando.

¿Cuál sería su partida y campo ideal para jugar una ronda de golf?

Me gustaría jugar en Saint Andrews, la cuna del golf y donde empezó este deporte. También en Irlanda, Inglaterra, hay muchos. Otro que me gustaría jugar es el de Cypress Point, que está en California y es uno de los mejores del mundo. No es fácil acceder, pero lo tengo guardado en la lista.

Su buen amigo Rafa Nadal es un consumado golfista con un handicap muy bajo, ¿ha jugado ya con él?

No, aún no hemos podido. Seguro que, en cuanto tengamos la oportunidad, jugaremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here