Entrevista con Pablo Mansilla, Presidente de la RFGA

En los meses post-confinamiento se ha incrementado significativamente la práctica del golf. La preferencia por los deportes practicados al aire libre y en solitario, han hecho que el deporte se vea beneficiado en forma de nuevas licencias en Andalucía. Pero más allá de la pandemia y sus consecuencias, se ha demostrado que la práctica de deporte en espacios abiertos oxigena la mente y el cuerpo y potencia la síntesis de la vitamina D. Por todo ello, nos preguntamos, ¿goza el golf andaluz de buena salud? La respuesta la tiene Pablo Mansilla, Presidente de la Real Federación de Golf de Andalucía.

En los meses post-confinamiento se ha incrementado significativamente la práctica del golf por la preferencia de los deportes practicados al aire libre, la distancia social, la nula o muy poca interacción entre jugadores, etc. ¿Tiene datos la RFGA de este incremento?

Sí. En el año 2020 se incrementó el número de licencias en Andalucía, pasando de 44.300 a 45.605, 1.305 licencias más que suponen un 2,93%. En 2021, el último dato actualizado a 30 de junio, hay un total de 46.719, que son 1.114 licencias más con un incremento del 2.44%. En total ha habido un 5.5% de incremento y esperamos llegar a los 47.000 federados en el mes de julio.

Un sondeo realizado por Ipsos Digital tras la pandemia, revelaba que tres de cada cinco españoles comenzaron a practicar alguna actividad deportiva y el golf ha sido una de los beneficiados. ¿Qué le diría a aquellos que están pensando en empezar a jugar al golf?

Que no se lo piensen, que vayan al campo de golf más cercano y digan que quieren empezar. El golf es una de las actividades físicas más saludables que existen, según un estudio llevado a cabo por la OMS. Pero, además de ser saludable, no causa lesiones por lo que está indicado para cualquier edad, desde niños hasta personas de cierta edad.

Con 100 campos de golf en Andalucía seguro que hay un campo de golf cerca para alguien que quiera empezar a jugar, pero ¿qué es lo primero que tiene que hacer?

Lo primero sería localizar un campo. Seguro que de entre esos 100 campos tiene uno cerca, pero si no conoce ninguno en la página web,  www.golf-andalucía.com , va a encontrar un mapa con todos los campos de golf federados de Andalucía y toda la información que pueda necesitar. Otra opción es llamar a la Real Federación Andaluza de Golf (RFGA) y le van a informar de todo lo que necesite.

En su opinión, ¿es el golf un deporte caro?

Absolutamente, no. Hay otros deportes que gozan de más popularidad y son más caros que el golf. Por poner ejemplos, tenis, pádel o esquí. Si los lectores interesados en el juego del golf se acercan a cualquier superficie especializada en artículos deportivos, tiendas online de deportes o a cualquier tienda de un campo de golf, verán que un juego de palos está entre 100 y 150€. Además, tenemos cursos de iniciación y la práctica totalidad de los campos de golf de Andalucía están adheridos al programa “Golf Joven” de la RFGA, en el que los niños juegan en estos campos por 5€ y los jóvenes de hasta 25 años, por 25€.

Lo más costoso es la inversión en tiempo. Es un deporte en el que, si quieres jugar los 18 hoyos, estarás unas 4 horas y media en el campo. Creo que no puede considerarse caro un deporte en el que por 25€ estás 4 horas jugando.

Desde su experiencia, ¿cuál es la edad ideal para empezar a jugar al golf?

Cualquier edad es buena, aunque cuanto antes mejor. Tengo varios amigos que siempre me dicen que si hubieran empezado antes ahora estarían a un nivel mucho mejor.

¿Cómo empezó usted? ¿A qué edad?

Yo no soy demasiado precoz en esto del golf. Ahora los niños empiezan con 6 o 7 años, el ejemplo más cercano que tengo es el de mi hijo que empezó a ir al campo cuando todavía llevaba pañales. Yo empecé con 13 años porque vivía cerca de un campo. Para un niño los veranos son muy largos, así que empecé a ir para entretenerme. Durante esos veranos, de los que tengo un recuerdo maravilloso, jugué muchos hoyos y, además, con grandes jugadores.

Además de economista, auditor de cuentas y Presidente de la RFGA, es usted Juez Árbitro Internacional y Olímpico.  ¿Qué le lleva a usted a querer emprender una trayectoria en el arbitraje?

Cuando compites siempre hay decisiones de los árbitros con las que no estás demasiado de acuerdo, esto me llevó a empezar a consultar las reglas y más tarde a darme cuenta de que era un tema que me apasionaba. También es muy divertido discutir sobre las reglas con amigos o, simplemente, en foros en internet con gente que no conoces de nada. Esto puede sonar a friqui pero a mí me divierte mucho.

Un día vi que se convocaban unos exámenes de árbitro y decidí presentarme. No aprobé a la primera, aunque estuve muy cerca, pero a la segunda sí. Desde entonces, ha sido una de mis actividades.

Seguro que ha vivido momentos muy emocionantes como árbitro, pero ¿cuál ha sido el que más recuerda?

Lo que más recuerdo es el Open Británico de 2018 en Carnoustie. Me asignaron la partida en la que iba Justin Rose y aún recuerdo la emoción de entrar al tee del 1, que es como un estadio, en el que no cabía un alma y oír la ovación. Todavía se me ponen los vellos de punta. Fue una semana muy impresionante por las personalidades que conocí y por la gran responsabilidad que tienes como árbitro.

En Andalucía hay 46.000 licencias de golf, ¿es el aumento de licencias uno de los principales retos de la RFGA?

No. Es uno más de los retos, pero no el principal. Es verdad que la salud de un deporte se ve en el número de practicantes, pero en Andalucía el golf es además de un deporte, una gran industria. Recibimos más de 500.000 jugadores que viajan a Andalucía para practicar el golf y hacer turismo y el deporte goza de buena salud.

En este sentido, ¿qué acciones lleva a cabo la RFGA?

La más importante es “Golf Joven”, con ella hemos conseguido que la mayoría de los campos de golf en Andalucía se sumen a esta iniciativa. Aquí, los niños de hasta 13 años pueden jugar por 5€ y hasta 25 años por 25€. El objetivo de esta campaña es hacer futuros golfistas y que el golf en Andalucía sea cada vez más fuerte.

También hemos iniciado desde la RFGA otras campañas que han ido dirigidas a determinados colectivos, como el “Golf en los colegios”, los chicos toman contacto con el golf por primera vez con sus compañeros de clase y ahí se dan cuenta de que no es para nada un deporte ñoño o aburrido. Otras como, la FedExCup, es una modalidad muy divertida en la que las parejas están formadas por un jugador más experto y por un principiante, en la que el más experimentado juega los golpes de tee a green y el otro es el que patea. También se han hecho campañas para Colegios Oficiales de profesionales como médicos, abogados, economistas y sobre todo con muchas escuelas juveniles.

Que Andalucia vaya a acoger la Solheim Cup en 2023, debe ser todo un orgullo para usted como Presidente de la RFGA. ¿Qué va suponer para el golf en Andalucía?

Yo no hablaría en futuro porque ya está suponiendo una rentabilidad para el golf andaluz. Hay que tener en cuenta que la Solheim no es sólo el torneo de 2023, sino que lleva aparejado los Open de España y el ranking Race to Costa del Sol. La Solheim es un grandísimo evento que va a reunir en España a las mejores jugadoras a nivel mundial y no creo que haya otro torneo femenino con más repercusión ni importancia.

Creo que, al igual que ocurrió con la Ryder Cup del 97 de Valderrama, la Solheim será un aldabonazo para el golf y para el destino Andalucía.

Potenciar el golf profesional es la manera de crear referentes que son los que motivan a otros para jugar al golf. En este sentido, ¿espera el presidente del golf andaluz que la enorme visibilidad de la Solheim Cup suponga un auge del deporte?

Estoy seguro de ello. Creo que es fundamental, no sólo que crezca el deporte del golf en general, sino el femenino. En Andalucía tenemos 12.000 mujeres que practican golf, pero debemos crecer y la Solheim Cup 2023 será sin duda un enorme empujón para ello.

A la vez, hay muchas jugadoras en Andalucía que se visualizan con posibilidades de estar en el torneo y eso es un aliciente diario para ellas. También está la Junior Ping Solheim Cup que, en este caso, la juegan chicas de hasta 18 años y donde tenemos muchas posibilidades de representación andaluza.

Cuando deje su cargo en la RFGA, dentro de muchos, muchos años….., ¿qué legado le gustaría dejar? ¿cómo le gustaría que le recordaran?

Bueno, no tantos años. No hay que eternizarse en los puestos. (ríe) Soy poco amigo de las palabras rimbombantes y legado me lo parece. Pero si tuviera que decir algo, destacaría el gran trabajo que han hecho todos los implicados en que la Solheim Cup 2023 se celebre en España. La Federación y yo como su presidente, esperamos haber puesto un pequeño grano de arena para que se haya hecho posible.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here