Jason Day lidera la clasificación del Masters

Como se suele decir, la experiencia, es un grado. Y para eventos como el Masters de Augusta, la experiencia y la veteranía son un punto a tener en cuenta. Tan solo hay que ver la clasificación tras la segunda jornada disputada sobre Magnolia Lane, en la que podemos encontrar en segunda posición al veterano Fred Couples, que año tras año pasa el corte del primer major del año, o al argentino Ángel Cabrera, que ya forma parte del club de portadores de la chaqueta verde, y que ocupa la cuarta plaza en la clasificación junto al también veterano Furyk y un Snedeker muy a tener en cuenta.
Couples hizo una demostración de cómo jugar al golf cuanto ya no eres un portento físico, tirando de juego de palos y buscando el juego sencillo para firmar 71 golpes. Cabrera hizo diana en los últimos seis hoyos con cinco birdies, con los que ascendió vertiginosamente en la clasificación.
En la otra cara de la moneda, en la de la potencia y extraordinario estado físico podemos evaluar el juego del norteamericano Dustin Johnson, un cañonero de primera que vió como su juego agresivo no es el más apropiado para un campo como el de Augusta. Si bien es verdad que terminaba con -1, hay que señalar que a la altura del hoyo catorce su global era de -7.
El joven líder tras el segundo día de competición, el australiano Jason Day, también demostró que aparte de veteranía, escasa en sus 25 años en comparación con sus rivales más próximos, y la potencia, para jugar el Masters hay que seguir un plan. Y a él le funciona su juego. Jugar com si cada golpe fuera el golpe de su vida y cometer pocos errores, y si se cometen, que sean livianos.

Pero el Augusta National tiene «victimas» en cada transcurso de las jornadas. Una de ellas en esta ocasión fue un Tiger Woods de los grandes, pero en este deporte, incluso el mejor jugador puede sufrir adversidades. Cumplía sus primeros nueve hoyos con -3, y nada hacía pensar que el californiano no cumpliera en los pares 5 de la segunda parte del recorrido para situarse a la cabeza del torneo. Pero ser tan preciso como ha demostrado tantas veces, le costaba que en el 15 su bola en el tercer golpe acertará la bandera y rebotará para terminar en el agua. Más que un error, una casualidad, que le relegaba a séptima posición , pero a tan solo tres golpes del joven Day.
La representación española tampoco salió bien parada del segundo día en Augusta. Sergio García necesitaba diez golpes más (76) que el primer día. Gonzalo Fernández-Castaño firmaba 74 y ambos tenían la misma sensación, haber jugado mejores golpes que el día anterior. Aún así, ambos ocupan la decimocuarta posición a tan solo cuatro golpes del líder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here