Richie Ramsay se muestra imparable y gana el Omega European Masters.

Richie Ramsay llegaba con un golpe de ventaja sobre su compatriota, el escocés Paul Lawrie a la última jornada del Omega European Masters. Ambos escoceses dieron una lección práctica de golf durante la tercera jornada. Salidas seguras desde el tee, firmeza con los hierros, precisos sobre el green, y si tocaba jugar sobre arena, resolutivos y exactos. La última victoria de Lawrie en el Circuito Europeo tuvo lugar la semana pasada en el Johnnie Walker Championship. El último de Ramsay, fue el Abierto de Sudáfrica en 2010.

En tres días en Suiza, Ramsay solo cedió en cinco hoyos. Cinco bogeys en tres días. Con tal carta de presentación es bastante lógico el liderato en solitario en la ronda final. Para redondear el torneo, Ramsay no se ha dejado atenazar por la presión. Para comenzar firme y mostrar su intención de alzarse con la victoria jugando su golf, en este último día ha cerrado cinco birdies en sus primeros nueve hoyos.
No había respuesta por parte de sus rivales, excepto la tímida presencia de Danny Willet, que partía a tres golpes de desventaja y que tenía por delante una tarea que si no era titánica, si era muy meritoria, por el esfuerzo acometido. Lo intentó. Cuatro birdies en cinco hoyos. Esto da alas a cualquier jugador y más si te enfrentas a alguien que no falla. Willet no pudo seguir a Ramsay. Los bogeys en el 10 y en el 11 volvieron a plantar los pies del jugador a la tierra, en una segunda posición compartida con Marcus Fraser, Romain Wattel y Fredrik Andersson.

Miguel Ángel Jiménez ha sido el mejor en los tres últimos días de competición, 66 golpes en la última jornada y con un global de menos dieciséis, finalizando decimoprimera posición con los mismos puntos con los que ha terminado el ganador. Fue la primera jornada con 77 golpes la que le ha negado al malagueño la opción a la victoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here