Ryder Cup 2012, un objetivo cumplido para Sergio García.

La espera ha sido larga. Ayer, la lluvia retrasaba un poco más algo que tarde o temprano tenía que llegar. Y es que diez meses después de ganar su último torneo, el Andalucía Masters disputado en Valderrama, es mucho tiempo para un jugador de la talla de Sergio García. No está siendo su mejor temporada. Él mismo, en un momento bajo, vaticinó que no ganaría un major y borraba de un plumazo toda esperanza sobre su figura en este aspecto.
Más recientemente, no pudo pasar el corte del PGA, y perdía su puesto en el equipo europeo para la Ryder Cup de 2012 a favor de Ian Poulter. Con estos antecedentes en esta temporada nadie hubiera podido esperar un cambio de actitud en el castellonense como el que ha llevado a cabo desde el jueves pasado en Carolina del Norte disputando el Wyndham Championship, su última oportunidad de enrolarse al equipo capitaneado por Olazábal por méritos propios.
Durante cinco días Sergio ha mostrado un buen nivel, no tan lejos de su mejor juego, con cierto aire de confianza, seguridad y positivismo, manteniendo un ritmo que ni la lluvia y el parón del domingo pudo refrenar. No perdió el liderato ni una sola jornada y llegaba al hoyo final con una ventaja de tres golpes de ventaja sobre Tim Clark, su más rival más próximo.
Su objetivo era claro desde el primer minuto. Por encima del triunfo de este torneo, su meta era la Ryder Cup, por encima de la presión. Es posible que esta misma presión nos haya dado la oportunidad de ver a un renovado García y que llegará a su destino con el equipo europeo en con plena confianza en la recuperación de su juego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here