Sergio Scariolo y su faceta de golfista

Con más de tres décadas en los banquillos, Sergio Scariolo ha conseguido todo lo que se puede conseguir como técnico en el baloncesto. Su última etapa como seleccionador nacional ha dado grandes alegrías al baloncesto español, Medalla de Bronce en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 y Medalla de Bronce en el Eurobasket de 2017. Su último e impresionante logro ha sido como asistente en Los Raptors de Toronto, con los que ha conseguido el título de Campeón de la NBA. Antes de afrontar su próximo reto con la Selección en el Mundial de China, nos concede algo de su tiempo, y nos habla en esta entrevista de su relación con el golf, deporte que empezó a practicar cuando llegó por primera vez a Málaga.

0
342

Para un hombre que lo ha ganado todo como entrenador, ¿qué significa ser campeón de la NBA?

Pues desde un punto de vista estrictamente profesional es lo máximo a lo que puede aspirar un profesional del baloncesto, y es obvio que la repercusión es casi planetaria. En este caso te diría que el tamaño sí que importa. (ríe) A nivel emocional éste no es más que otros grandes títulos he que conseguido en mi carrera, finales olímpicas, etc. Para mí todos los títulos tienen un esfuerzo detrás, no sólo mío, sino de todas las personas implicadas en conseguirlo, que son muchas.

Tras vivir en España muchos años, ¿por qué elegiste Marbella para asentarte?

Creo que a veces, hay muchas decisiones que tomas en función de cómo te sientes en un lugar. Llegamos a Málaga en 2003 con dos niños muy pequeños y unos cuantos años por delante para entrenar al Unicaja. Después de un tiempo nos dimos cuenta de que, primero la provincia de Málaga y más tarde, Marbella, eran perfectos para poner nuestra base familiar. La zona para nosotros lo tiene todo, buenas comunicaciones en tren y en avión, el mar, la posibilidad de practicar deportes y por supuesto un clima que no encuentras fácilmente en ninguna otra parte del mundo. Así que, aunque ahora vivimos en Estados Unidos, para mi familia y para mí Marbella es nuestra casa.  

¿Cuándo y cómo empieza tu historia con el golf?

Siempre había tenido curiosidad por el golf y junto con mi esposa empecé a dar clases cuando llegamos a Málaga. 

¿Cuánto sueles jugar y donde lo sueles hacer?

Bueno, la verdad es que no tengo mucho tiempo. Me llevé los palos a Toronto, pero prácticamente no los he tocado. Así que espero poder hacerlo este verano, aunque los veranos en los que tengo selección y NBA se hacen muy cortos.

Normalmente, practico en El Ángel porque me pilla muy cerca de casa, también con Andrés Jiménez en Aloha Golf que intenta corregir mis defectos. Mi problema es la falta de tiempo. He jugado en todos los campos de la zona, pero no con continuidad.

¿Cuál es tu hándicap actual?

Bueno, mi hándicap es un poco falso. (ríe) Ten en cuenta que no tengo tiempo para ir a torneos, sólo juego con amigos y algún torneo benéfico, así que tengo 32. Pero yo te diría que mi juego se corresponde con un hándicap 20.

Aunque son deportes muy diferentes, ¿qué similitudes encuentras entre el golf y el baloncesto?

Sí, es verdad que son muy diferentes, pero, en general, todos los deportes tienen una cosa en común y es el aspecto de la competición con uno mismo y el afán de superación que une a todos los que practicamos deporte, ya sea a nivel profesional o amateur.

No te voy a preguntar cuál es tu jugador favorito. Te voy a pedir que, como seleccionador, hicieras tu quinteto ideal de la historia del golf.

Si te digo la verdad no tengo un favorito. Tengo momentos en los que me ha encantado compartir tiempo en la Villa Olímpica por ejemplo con Sergio García y Ángel Cabrera, fue un placer conocer a Miguel Ángel Jiménez y admiro a Jon Rahm y a Tiger Woods y el año pasado seguí con mucho interés a Molinari en el US Open.

Háblanos de tu fundación benéfica, ¿en qué consiste y cuál es su fin?

La creamos hace once años con base en Málaga y lleva el nombre de mi padre, Cesare Scariolo, que falleció por una Leucemia. Su fin es ayudar a niños con enfermedades oncológicas para que las familias con pocos recursos puedan afrontar económicamente lo que significa no sólo la enfermedad en sí, que ya es bastante, sino todo lo que conlleva de alojamiento y gastos derivados del tener que desplazarse. Para ello los acogemos en pisos cerca del Hospital Materno Infantil de Málaga, organizamos actividades lúdicas, dentro del hospital para los que no pueden salir, y fuera para que vayan junto con sus familias a parques de atracciones, teatros, museos, etc. 

¿Cuál sería tu partida ideal y campo favorito para jugarla?

No quiero hacerle perder el tiempo a nadie. (risas) No pienso en nadie en especial, soy buen alumno y aplicado así que con cualquiera que quisiera enseñarme y hacerme mejorar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here