Taylor Made presenta sus prometedores Rocketballz.

    Taylor Made, es una de las marcas de equipamiento de golf más importante del mundo. No en vano es una de las ramas golfísticas de Adidas.
    Quedan pocos días para que salga al mercado su esperadísima nueva línea de palos, los Rocketballz, que prometen revolucionar el mercado. Más distancia y mayor precisión que los ya de por si excelentes R11 de la misma casa. Quizás la intervención de Dustin Johnson en el ajuste de los prototipos y perfeccionamiento de los detalles tenga algo que ver. Hasta el punto de que el mismo jugador afirma que “el madera 3 tiene una cobertura irrisoriamente larga. Es una locura capaz de cubrir cualquier distancia”.
    Una opinión que comparte Justin Rose. “La primera vez que probé el madera 3, me dio la risa. ¿284 yardas? Que preparen los par 5”.

    Y es que los avances en el diseño de los palos de golf no dejan de dar sorpresas. Las maderas de fairway y los híbridos de Rocketballz presentan una ranura en la parte inferior de la cabeza del palo, que le otorga una flexibilidad a la misma, dando un mayor impulso a la bola, que saldrá más alta y logrará mayores distancias.

    ¿Será el driver Rocketballz tan monstruoso como nos lo presentan?. Click para ampliar.
    Pero, si los madera y los híbridos hacen que jugadores como Johnson o Rose se sorprendan, e incluso se podría entrever la innecesaria presencia del driver en su bolsa (que no en las nuestras, seamos realistas)¿Qué novedades y prestaciones ofrecerán los nuevos drives de Taylor Made?
    Pues, es aquí donde podemos ver porqué el nombre a la nueva gama de palos. Los drivers de los “cohetes-bola” presentan unas peculiaridades en su diseño que hacen que estas “máquinas” cumplan con las expectativas de los aficionados, y las promesas del Todd Chew, miembro del departamento de marketing.
    Click para ampliar.
    El diseño aerodinámico de la cabeza permite que el viento fluya más rápidamente y sin problemas sobre la corona, lo que hace reducir drásticamente la fricción y aumentar la velocidad de la cabeza. Y la tecnología llamada Flight Control, permite ajustar el ángulo de lanzamiento por el aumento de 1,5 grados o menos 1,5 grados. Combinando estos avances con la ligereza del palo y el fino diseño de la corona, consiguen unificar potencia y precisión.
    También los hierros sufrieron un gran cambio, con la incorporación de avances tecnológicos. Cada cabeza tiene una forma individual diseñada para promover la combinación óptima de ángulo de lanzamiento, velocidad de la bola y spin-rate, sin olvidar la increíble ligereza y el punto de flexión, llevado casi al límite.
    Jason Day, Dustin Johnson, Justin Rose, Camilo Villegas, Sean O’Hair… son algunos de los profesionales que los han probado, y parece ser que contarán con ellos en sus bolsas para esta temporada.
    Nosotros para tenerlos, tendremos que pagar alrededor de 240€ para los drivers, 180€ para las maderas y unos 550€ por el set de hierros.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here