Victoria asiática en la sexta edición del Royal Trophy

El equipo asiático suma su segunda victoria en la sexta edición del Royal Trophy, torneo ideado y promocionado por Severiano Ballesteros, tras una remontada en el marcador iniciada la tarde del sábado en el fourballs, empatar con los europeos en los individuales e imponerse en el fourballs de desempate.
Mal comenzaba la jornada para los europeos con la lesión en el cuello de Olazábal, capitán y jugador del torneo y obligaba a «sacrificar» del juego al asiático Kiradech Aphibarnrat, al igual que ocurre en la Ryder Cup, cada capitán designa a un jugador de su equipo que, en caso de lesión del contrincante, no participará en los enfrentamientos individuales. En este caso, ese partido se considera como empate. 5-4 en el marcador para los asiáticos antes de comenzar con el enfrentamiento entre Nicolas Colsaerts y Bae, el primero de los partidos individuales.

Nicolas Colsaerts recurría al coraje de la Ryder, y tras ir por detrás en la vuelta, conseguía la victoria defendiéndose en los últimos tres hoyos al cerrar con un fabuloso eagle en el 16.

Gonzalo Fernández-Castaño, también mostraba su mejor juego con sus últimos tres birdies en los últimos cuatro hoyos consiguiendo un empate contra uno de los mejores jugadores del torneo, Kyung Tae Kim, uno de los mejores del combinado asiático.
Los asiáticos devolvían a los europeos el golpe asestado con una victoria in extremis de Fujimoto sobre el alemán Siem que dominó la partida la mayor parte del tiempo.
Edoardo Molinari, rascaba medio punto del empate en su choque con Wu, quien había estado por encima del italiano durante la partida.
Era el momento de ver veteranía y experiencia sobre la hierba con dos figuras del golf de la talla de Jeev Milkha Singh y Miguel Ángel Jiménez.
El indio se imponía al malagueño con tres birdies obtenidos entre los hoyos 15 y 18.
Yang, invicto durante todo el torneo, vencía a Francesco Molinari, y Stenson dominaba la situación desde el hoyo 1 al 18 ante un Ryo Ishikawa indefenso.
La igualdad del campeonato era obvia. Los capitanes de cada equipo debían elegir a dos jugadores cada uno para el desempate en un hoyo de desempate bajo la modalidad de fourballs.
Nicolas Colsaerts y Francesco Molinari se las tenían que ver en el 18 con los coreanos Yang y Kim, y sería este último el que certificaría la victoria al conjunto asiático con un birdie.

Ha sido la edición más reñida de las seis disputadas, pero también ha sido la prueba más evidente del buen momento que disfruta el golf europeo y asiático y el impresionante mercado golfístico que hay en Asia, donde este deporte está en pleno auge.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here