esen

Alcaidesa Golf cumple 25 años

25 ANIVERSARIO DE ALCAIDESA GOLF

Fue un 15 de junio de 1992 cuando se abría el campo Links de Alcaidesa, de eso hace 25 años. Desde entonces sus instalaciones han ido evolucionando. Kilómetros de playa casi virgen, restaurantes, hoteles y propiedades donde vivir todo el año. Alcaidesa es un Resort donde estilo, naturaleza, vistas, seguridad, servicios y el mejor golf se unen en una de las más exclusivas zonas del sur de España.


Alcaidesa Links Golf Resort es disfrutar del único campo de golf tipo Links del sur de Europa, de 18 hoyos con espectaculares vistas al Mediterráneo y a Gibraltar y de un segundo campo tipo Heathland también de 18 hoyos.

Debido a la original orografía del terreno, la vista sobre el mar desde Alcaidesa es siempre impresionante. Además esta región está flanqueada por dos parques naturales, lo que acentúa aún más su espectacular belleza. En Alcaidesa la armonía entre el campo de golf tipo links, la playa y el siempre extraordinario azul del mar se conjugan para crear un espectáculo visual.

El campo Links, inaugurado en 1992 y diseñado por Peter Ellis y Clive Clark, se diseñó respetando orografía de los terrenos formada por suaves pendientes que descienden hacia el mar, terminando en una bellísima playa, que crea un frente de casi 2 km. Gran parte de sus hoyos bordean la playa. La dificultad del campo radica sobre todo en la afección de los vientos dominantes del lugar. Una de las peculiaridades del campo que más impresionan al visitante es su espectacular vista al Mediterráneo, Gibraltar y África.

El campo Heathland, es el nuevo campo de Alcaidesa, consta de 18 hoyos par 72, ha sido diseñado por el prestigioso ex jugador de la Ryder Cup y autor de numerosos trazados de renombre internacional, Dave Thomas. Este campo ofrece una variedad de paisajes naturales que van desde una zona de mesetas (hoyos del 1 al 5, 17 y 18) donde el campo se asemeja a un campo tipo “heathland“, con amplias calles y excepcionales vistas al Mediterráneo hasta la zona del valle donde los hoyos serpentean a lo largo del mismo e incorporan varios obstáculos de agua.

La nueva casa club de Alcaidesa se encuentra situada entre sus dos campos de golf y se alza majestuosa en la cota más alta de la urbanización proporcionando unas vistas inigualables de toda la Costa del Sol. Salón multiusos para reuniones y banquetes con capacidad de más de 300 personas, una amplia zona de aparcamientos, nuevo restaurante con capacidad de hasta 200 comensales, nueva zona de prácticas con 72 posiciones, hacen que Alcaidesa Golf Resort sea un lugar idóneo para la celebración de todo tipo de eventos.

En la academia se preparan los futuros golfistas. En ella se imparten clases individuales y en grupo, en varios idiomas. También clases en el campo así como de preparación individual para la adquisición de la licencia federativa.

Con motivo de su 25 aniversario quien mejor para escribir unas líneas y contar el origen y la verdadera esencia con la que se construyó Alcaidesa, que su primer Director, Álvaro Beamonte Puga.

XXV AÑOS DE UNA ILUSIÓN. EL LOGRO DE UN VISIONARIO.

Que un proyecto de golf cumpla veinticinco años de existencia es siempre un logro. Hoy en día las condiciones socioeconómicas del mundo actual no invitan demasiado a arriesgar en el desarrollo de un proyecto inmobiliario y deportivo de la índole y el tamaño de Alcaidesa. Pero Peter Costain, de Costain Developements, sí tuvo ese arrojo, cuando a finales de los años 80, planificó lo que hoy en día es Alcaidesa. Creó un proyecto digno de alguien responsable del Eurotúnel o del nuevo aeropuerto de Honk Kong. Fue a su manera un visionario.

Recuerdo que a través de un buen amigo, Fernando Aspuru, se pusieron en contacto conmigo a principios de 1991. Había conocido a Fernando, Jefe de Ventas, en una Feria del Golf en Madrid. Querían contratarme para saber si el diseño de Peter Alliss y Clive Clark era o no un buen campo. Si el campo era aceptable para los “standards” de los jugadores internacionales que, en teoría, deberían adquirir una propiedad y por ende, una acción del Club de Golf. Y acepté encantado.

Recuerdo jugar el campo con José María Cañizares, redactar mi informe, pasar por el trago de decirle al Consejo de Administración que había que hacer reformas a un campo, que aún no había acabado de construirse. Recuerdo las caras de los allí presentes…. Pero sobre todo recuerdo a Igor H. Barbovitch, Director General y hombre clave en todo el proceso de desarrollo inicial de Alcaidesa. Creyó en mí, me encargó las obras y me puso al frente. Las reformas se ejecutaron entre 1992 y 1994. Y en medio, dos Campeonatos de Profesionales, para testar los cambios.

¡Pero funcionó¡ Brian D. Piersons Contractors Ltd. hizo un gran trabajo. Todo el equipo de Alcaidesa, ingenieros, mantenimiento con José Llorens a la cabeza, mi gente del golf, a los que seleccioné personalmente, a Pedro, a Juan Pablo, actual Director, a Stephen Field, Pro y amigo para siempre, a Silvia, mi secretaria y colaboradora, al “Niño”, se involucraron al máximo en el proyecto en aquellos largos días con el campo patas arriba y que forjaron amistades y sinergias que durarán toda la vida.

El resultado está ahí. Veinticinco años después Alcaidesa es una realidad urbanística y deportiva y una referencia en la Costa del Sol Occidental. Y no lo tenía fácil, al lado de monstruos como Valderrama o Sotogrande y a los que luego se unieron Almenara y La Reserva, sin olvidarme de La Cañada. Con todos ellos nos llevamos muy bien desde el inicio, y así ha continuado.

Aprendí mucho en Alcaidesa, bueno, aprendí TODO sobre lo que es un Club de Golf. Me hice miembro de la BIGGA, viajé a EE. UU. con Igor Barbovitch para enseñarle lo que es el golf en USA (Florida, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Georgia, Arizona, California…). Más de un mes mano a mano jugando los mejores campos.

Pero sobre todo viví experiencias únicas que forjaron lo que soy hoy en día. Yo había trabajado en Compañía Coca Cola de España y Phillip Morris International, pero Alcaidesa me dio ese equilibrio, ese sentido del trabajo bien hecho, del trato al cliente, al visitante, que me ha permitido ser lo que soy hoy en día.

Enhorabuena a todos los que tomaron las riendas y trabajaron en Alcaidesa desde que me marchara en enero de 1995. Para mi es un placer y un honor el poder contaros como amigos de verdad. Y así me lo hacéis sentir cada vez que piso vuestro Club.

Un abrazo a todos.
Álvaro Beamonte

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*