Cien años de historia viva de Málaga y el lujo de un 5* se unen en el Hotel Santos Miramar

0
283


El edificio inaugurado en 1926 por el rey Alfonso XIII y su esposa, Maria Victoria Eugenia, se llamó originariamente “Hotel Príncipe de Asturias”, se convertiría en el preferido de la alta sociedad de la época. Tanto es así, que la reina reservaría una de sus alas y pasaría allí varios veranos. Más tarde, durante la Guerra Civil española, se convertiría en hospital de sangre, para, una vez terminada la contienda, volver a uso habitual como hotel, etapa en la que se dieron cita personajes destacados como Ava Gadner, Elizabeth Taylor, Hemingway, Carmen Sevilla o Lola Flores, hasta 1967, año en el que se cerraría como establecimiento hotelero. Veinte años permanecería cerrado hasta que, en 1987, se usara como Palacio de Justicia de la ciudad. Cien años de historia viva de la ciudad de Málaga y el lujo de un 5*GL renovado, ofrecerán a sus huéspedes la experiencia de un hotel de lujo en un edificio que rezuma historia. Su Director, Israel Martínez, nos cuenta cómo será el nuevo Gran Hotel Santos Miramar.

Israel Martínez

¿Por qué se fija la cadena Santos en la ciudad de Málaga para su hotel de 5*?

En principio el grupo lo que busca es un edificio singular que cumpla con una serie de requisitos especiales a nivel de arquitectura y que a su vez esté en disposición de un componente histórico de gran relevancia. El destino es otro factor a tener en cuenta, los estudios previos a la compra nos dejan entrever que Málaga es una plaza consolidada que cuenta con una línea aceptable de precios medios y  ocupación, lo que nos permitirá realizar una operación rentable en el tiempo.

¿Cuál es la filosofía del Grupo Santos?

Hoteles Santos tiene dos valores muy marcados, el primero son sus clientes, en esta casa todo lo que se hace tiene como razón principal buscar la satisfacción del cliente en todos los sentidos y ofrecer experiencias únicas en nuestros hoteles.

La segunda es su apuesta firme por el personal de la casa así como la promoción interna, es la mejor manera para poder cumplir los requisitos de calidad de servicio que nos lleva distinguiendo desde hace años.

¿Qué significa la palabra “lujo” para usted?

Yo diría que hay dos tipos de lujo, el lujo material asociado entre otras cosas y en nuestro caso por contar con unas instalaciones de gran nivel acompañadas por multitud de servicios especiales y únicos.  O el lujo experiencial, una forma de hacer las cosas de manera diferente, apasionante, con ganas de hacer vivir una experiencia inolvidable al cliente que nos visita anticipándonos a sus inquietudes, ofreciéndole soluciones a todas sus cuestiones siempre con la mejor de nuestras sonrisas y con ganas de agradar y hacer pasar un buen rato al huésped que al final de cuentas es lo natural profesionalmente.

Será el único hotel de 5*GL de la ciudad y, evidentemente si la cadena ha decidido establecerse en Málaga es porque cree que hay mercado, pero, ¿Qué previsiones tienen ustedes para el 2017?

Siempre hemos sido fieles a la categoría para el proyecto del Gran Hotel Santos Miramar, tanto es así que aunque hubiésemos querido proyectar un hotel de categoría inferior, no hubiésemos podido, ya que en las condiciones del concurso de adquisición del inmueble, obligaban al adjudicatario a realizar un proyecto de hotel de 5*GL.

Esperamos un 60% de ocupación anual para el primer año, diríamos que sería un buen resultado.

La comercialización de un 5*GL es diferente a la de otras categorías hoteleras, ¿en qué cree que se diferencia?

Realmente es una pregunta muy subjetiva. Está claro que los canales y las vías son otras, aunque hay similitudes en diversas tareas que se ejecutan de la misma forma. Lo que van es, dirigidas a un público específico en función de la categoría del hotel a comercializar.

Quizá me inclino más por pensar que verdaderamente lo que hace cambiar las fórmulas de comercialización de un producto, tiene mayor relación con la tipología del establecimiento en cuestión. Es determinante la segmentación a la que vaya orientada el hotel a comercializar y el destino en el que se encuentre.

No hay ningún malagueño que no conozca el Palacio Miramar, el edificio tiene 100 años de historia en la ciudad, pero tengo que decirle que después de la renovación está irreconocible. Háblenos un poco de las obras y de la renovación hecha.

Bueno, realmente yo lo encuentro mucho más favorecido que anteriormente, ríe. Es como si estuviese volviendo a resurgir. Está claro que es diferente al edifico que ubicó la sede de la justicia en Málaga entre el 1987 y el 2007, entre otras cosas por el cambio de color de su fachada, la cual he de decirle que nos encanta y nos reconocen muchísimas personas que les gusta más que el color albero que lucía anteriormente.

A nivel interno, por supuesto es totalmente diferente al edificio que albergó dicha sede, lo cual no es de extrañar ya que el uso que pueda tener un hotel es bien diferente al que pueda tener un edificio destinado a ser la audiencia provincial. Y le diré más, el actual Gran Hotel Santos Miramar, no es muy diferente de aquel esplendoroso Hotel Príncipe de Asturias inaugurado por su majestad del rey Alfonso XIII, de hecho, hemos recuperado el proyecto original que en su día, Fernando Guerrero Strachan proyectó para este hotel.

¿Qué van a encontrar los futuros huéspedes del hotel?

Van a encontrar un espacio en el tiempo sorprendente, poder alojarse en el Miramar va a suponer contar con el privilegio de observar una arquitectura única y vivir las mismas experiencias que muchos afortunados pudieron vivir cuando estaba en activo.

Vivir una experiencia única, enriquecedora a nivel cultural, descubriendo los secretos históricos que guarda este gran hotel.

Por supuesto contar con unos servicios exclusivos diferenciadores, acompañados de unas instalaciones magnificas de primer nivel. Nuestro objetivo es que los clientes no quieran que su estancia se acabe.

¿Cuál será la oferta complementaria? Gastronomía, spa, servicios, etc…..

El hotel contará con 200 habitaciones y suites, 3 restaurantes temáticos, spa, miniclub infantil con servicio de baby siter, Chill Out en la terraza superior con increíbles vistas al mar, 9000 metros cuadrados de zonas ajardinadas donde contemplar vegetación y árboles únicos destinados a la celebración de todo tipo de eventos, 2000 metros cuadrados de magnificas salas de reuniones con capacidad máxima para 700 personas y diversidad de espacios destinados a la coctelería internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here