PROXIMA PARADA : LAS PERSONAS

Javier Varela es el productor de Ruta 21, el programa de destinos de golf que se emite en La Liga Sport TV. En este número de Golf Circus escribe en exclusiva una columna para nuestros lectores.

0
832

Creo que en estos días tan excepcionales es imposible no sentir la añoranza de nuestros seres queridos, aquellos a los que no podemos abrazar. Nos han robado algo tan simple como la libertad cotidiana, por ese motivo es tiempo de reflexionar.

En este número de Golf Circus no vamos a hablar de nuestro último viaje en Ruta21. No vamos a dar detalles sobre el último campo de golf que hemos jugado. Tampoco hablaremos de gastronomía, de hoteles, de paisajes maravillosos…

Cada destino es diferente. Cada país, cada ciudad, cada rincón, todos tienen algo que lo hacen único. Sin duda estamos teniendo mucho tiempo en las últimas semanas para rumiar momentos vividos, nuestra mente hace un filtro natural y al cabo de los días observamos el poso. Hay recuerdos de todo tipo, aquellos que vivimos a través de los 5 sentidos, pero por encima de todo queda el recuerdo de lo más importante: las personas. Sin las personas no habría vida en los destinos.

Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que visité Saint Andrews. Grabamos nuestro capítulo de Ruta21 con la ayuda de GOLFESCOCIA, y recuerdo como Emilio Gené nos sorprendió atravesando con el furgón la carretera que cruza los hoyos 1 y 18. Era a última hora de la tarde y él sabía que no habría jugadores. Me planté delante del Royal & Ancient con la boca abierta y el tiempo se detuvo para mí.

En aquel capítulo, y tras 2 temporadas de Ruta21, tuvimos la suerte de hacer la mejor entrevista hasta la fecha. Ken Henderson ha estado toda su vida vinculado a St. Andrews Links, y vivió in situ la victoria de Seve Ballesteros en el 84. Jorge Sánchez, nuestro realizador, me dijo: “Varela, no podemos tapar a este tío. Es demasiado bueno lo que dice.” (Tapar una entrevista consiste en cubrir con imágenes lo dice el entrevistado mientras escuchamos su voz). Jorge tenía razón, el testimonio de Ken, con lágrimas en los ojos, era absolutamente puro. Había viajado en su mente a 1984 y nos estaba narrando cada detalle de cómo sucedió aquello.

El siguiente gran capítulo que nunca podré olvidar, es cuando tuve la inmensa fortuna de conocer a un ídolo: José María Olazábal. Fue a finales de 2012 y la guinda de rodar un Ruta21 en San Sebastián era contar con el Gran Vascorro.

Una parte de la entrevista, la planteamos, jugando un hoyo de Basozábal, y la otra, sentados mientras tomábamos un Nespresso, “¡What else!”

De repente, alguien con 2 chaquetas verdes pincha la bola en el tee a 3 metros de ti. Hace un par de swings mientras te cuenta un par de anécdotas, pero en el momento del stance, de mirar hacia la calle antes de golpear, algo cambia en su mirada, ya no es la misma. La “pulea” un poco pero el bote es bueno. Pincho la bola con dificultad y me tiemblan las piernas. Consigo hacer un swing y mi bola, sin entender a día de hoy por qué, vuela hacia el centro de la calle. Jose Mari me dice: “bien Javi, a esa no le hace falta botar hacia la derecha, eso es partir la calle”. Debe ser el “highlight” de mi mediocre carrera como jugador, que Chema narrara así mi golpe. El resto de la entrevista fue maravillosa, estuvo encantador como siempre, Olazábal es un auténtico caballero, dentro y fuera del campo.

Ese mismo año, en el Ruta21 que grabamos en Barcelona, pude tuvimos la oportunidad de entrevistar a Sete Gibernau en el Circuito de Montmeló. Pude dar unas vueltas al trazado por cortesía de HONDA y después Sete me sorprendía pegando un driver desde la línea de meta y sin perder “pista”.

He de confesar que me apasiona el motociclismo, al año siguiente en La Galiana tuvimos como anfitrión nada menos que a Jorge Martínez Aspar. Jugamos un par de hoyos, pero lo mejor vino después. Nos había preparado para la entrevista un set de rodaje inigualable con dos motos campeonas del mundo; la 250cc de Álvaro Bautista (Jorge fue Team Manager) y la Derbi 80cc con la que Jorge se proclamó campeón en 1986. No sólo la entrevista en Alcira fue una delicia, al acabar nos había preparado un arroz con el que aún soñamos alguna que otra noche.

Y si hablamos de caballeros, no puedo olvidarme de nuestro rodaje en Buenos Aires. En el Club de Golf San Isidro, en el que pudimos disfrutar del carisma de Vicente “El Chino” Fernández. Conserva, grandes amigos en España, nos contó anécdotas muy divertidas con Severiano y nos brindó una gran frase: “el deporte está bien para perder barriga, pero es muy difícil llenarse la barriga con el deporte”.

Me considero un afortunado por haber tenido la oportunidad de compartir momentos con grandísimos jugadores. Gonzalo Fernández-Castaño nos hizo de anfitrión en el capítulo que grabamos en Miami, pese a que venía de fallar uno de los play-off de la Fedex. Cuando llegamos a Crandon Golf Club nos esperaba sentado sobre un poyete en pantalón corto y nos dice: “ya es hora de empezar a lucir estas piernas blancas”.

En Algarve tuvimos la oportunidad de intimar con Álvaro Quirós. Recuerdo una entrevista muy sincera en la que hacía una autocrítica muy valiente para tratar de entender su gran bajón de juego. Un par de años más tarde volvía a encontrar la luz en Sicilia.

Recuerdo entrevistas distendidas con Jiménez, interesantes como la de Manolo Piñero, que tiene una manera única de contar las cosas. Sorprendentes con “campeones anónimos” como Tito Abreu, divertidas con nuestro querido Pablo Martín Benavides, explicando que ganó en Oitavos imitando el swing de Sergio García. Cuando grabamos Ruta21 en Londres fuimos a Sunningdale, un divertido e irónico Michael King nos contó: “cuando me emparejaban con Seve en un torneo al menos tenía seguro que mi mujer venía a verme jugar ese día… Seve era un guaperas…”

Hay otro capítulo para las “no estrellas del golf”. Personajes que nos han sorprendido y que aportan a Ruta21 otra manera de contar los viajes. En la Zapateira, el Dr. Don Manuel Sánchez Salorio nos cautivó por su manera de contar las cosas. Nos contó la teoría más interesante que he escuchado para distinguir un juego de un deporte.

Mi amigo Cristian Gil nos ofreció otro prisma en el capítulo que grabamos en Nueva York, al igual que hizo nuestro querido Ricardo Clarke en nuestra visita a Noruega, haciendo que toda la ciudad de Bodo se volcase con nosotros y convirtiéndose en uno de los anfitriones más emblemáticos que hemos tenido en 10 años de Ruta21.

Hay tantas y tantas personas que han formado parte de nuestros viajes, que sería imposible enumerarlas en un artículo. Desde aquí me gustaría dar las gracias a todas ellas por haber formado parte de este viaje. Mejor dicho, por ser parte de este viaje en el que nos han dado un alto en el camino. No puedo olvidarme de nuestro equipo, de las personas que forman o han formado parte de Ruta21: Álvaro, Jorge, David, Nat, Jordi, Arturo, Alfonso, Mónica, Isra, Vela, John, Diego, Fran… sin ellos el viaje también estaría vacío.

Cuando esta situación empezó a preocuparnos, a finales de febrero, mi mujer estaba trabajando en Bérgamo. Allí la situación ya estaba empezando a ponerse complicada y era cuestión de días que llegara a nuestro país. Mandé un mensaje a Constantino Rocca, que nos trató de maravilla en el capítulo de Ruta21 que grabamos en su casa. Al minuto me llamó y estuvimos charlando un buen rato a cerca de lo que venía. Eso es lo que queda después de un viaje: fraternidad, recuerdo, amistad.

Creo que en estos días y más que nunca es bueno que nos acordemos de las personas, sobre todo ahora que estamos teniendo tiempo. Pronto volveremos a viajar, pero, mientras tanto, en esta parada, recordemos que el viaje siempre son las personas.

Javier Varela

Ruta 21 La Liga Sports TV

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here