Valderrama, un campo de leyenda

4
317

Llegaron a calificarlo como “la Pequeña Augusta” de Europa, sin embargo el campo andaluz ha superado todas las expectativas y el nombre de Valderrama es sinónimo de lujo exclusivo y calidad 95 sobre 100, según lo califica la guía Rolex“World’s Top 1000 Golf Courses” de ediciones D’Algue Selection, una puntuación que muy pocos recorridos del mundo pueden alcanzar. Si pensamos que en el mundo hay más de 32.000 campos de golf y que unos 200 especialistas visitan cada año un gran número de ellos buscando criterios de calidad, ubicación, restauración, etc., el aparecer como uno de los 1000 Mejores Campos de Golf del Mundo en la Guía Rolex que cada año edita D’AlgueSelection es todo un lujo. Pero si a eso le añadimos que de España sólo 23 de los más de 400 tienen el privilegio de aparecer destacados en dicha guía uno entiende los estrictos criterios de selección.

Valderrama roza la perfección de los campos españoles ya que sobre una calificación de 100 al campo gaditano le han adjudicado 95 puntos. Este diseño de Robert Trent Jones de 1975 (El original se llamaba Las Aves), que luego volvió a San Roque a las órdenes de Jaime Ortíz-Patiño para rediseñar lo que hoy conocemos como Valderrama en 1985, es uno de esos pocos recorridos que resisten en el tiempo y que se defiende a la perfección de los avances tecnológicos de los nuevos materiales.
jimenez valderramaValderrama ya era un recorrido admirado en el Tour europeo albergando la Gran Final de Circuito durante veinte años, el Volvo Masters; pero su leyenda creció y trascendió más allá de las fronteras españolas cuando acogió la Ryder Cup de 1997, la primera que salió de las Islas, y que brillantemente abanderó el desaparecido Seve Ballesteros, primer capitán no británico del equipo europeo de la Ryder. Años después, en 1999 el mismísimo Tiger Woods se enfrentó a Miguel Ángel Jiménez en un histórico play-off en el WGC- American Express Championship que se decantó por el norteamericano. A raíz de ese momento, Woods comenzó su reinado mundial durante un lustro.

Tras la muerte de Patiño, el espíritu del campo, el Vizconde Nuno Pereira Machado, quien ejerce la presidencia del club desde hace dos años, al igual que Javier Reviriego, director del campo, y entre ambos, y cito literalmente, “mantienen los estándares de calidad, en las mejores condiciones inimaginables dentro y fuera del campo”.

Póker de hoyos

Valderrama-pictureTM9Aunque mucho se ha hablado de Valderrama y es por todos bien conocido este campo, quisiera citar otro libro: el de los 1001 hoyos que deberías jugar antes de morir, de Jeff Bar, en el que resalta hasta cinco hoyos memorables: los hoyos 2, 4, 15, y los hoyos 17 y 18 como uno de los mejores finales que se pueden desear. “Si Estados Unidos tiene Augusta National y las Islas Británicas tienen St. Andrews, España tiene Valderrama”, cita Jeff Barr.

Y es que Valderrama es mundialmente conocido por los dos hoyos finales (sobre todo el 17 tras la remodelación de Seve Ballesteros en 2003), ambos extremadamente difíciles y que pueden cambiar el curso de un torneo.

Hoyo 2. “El Árbol”. Par 4 352 metros. No te dejes engañar por los pocos metros que marcan las estacas. Como su nombre indica, un gigantesco alcornoque se ubica en el centro de la calle a la caída del drive, y cuya vista desde el Tee ya provoca un escalofrío por la espalda. Sin embargo, bien usado como referencia puede ser de gran ayuda para realizar un swing con un ligero draw (el árbol está a 235 metros desde las barras blancas), ya que la calle cae de derecha a izquierda y con la bola bien colocado, permite un approach perfecto a green. Si el primer golpe cae a la derecha, el segundo golpe será más complicado ya que hay un grupo de árboles más concentrado a ese lado del fairway. Los árboles rodean el hoyo por ambos lados y un búnker frontal a la izquierda protege el green.

Valderrama-pictureTM4Hoyo 4. La Cascada. Par 5. 515 metros. Está considerado como el mejor cuarto hoyo del mejor campo de Europa continental. También es un Par 5 corto, pero exige algo más que un poderoso drive par alcanzar el green de dos. El peligro acecha por la izquierda de la calle donde se ubican un tortuoso grupo de búnkers; el lado derecho parece más seguro pero sacrificando la posibilidad de alcanzar el green en dos. Aunque el Valderrama todo es ilusión, si uno se fija en estar a salvo por la derecha, el siguiente golpe se encuentra con el un obstáculo de agua protegiendo la derecha de green. Así que lo mejor es apuntar ligeramente a la derecha de los búnkers, y si tienes la suerte de no caer en ellos, el agua no entra tanto en juego para alcanzar el agujero en dos golpes.

Hoyo 15. El Puerto. Par 3. 206 metros. En el Volvo Masters de 2003 la media de este hoyo se situó en 3.222 golpes, siendo el quinto Par 3 más difícil de todos los conocidos hasta ese momento. Sólo se hicieron 18 birdies en toda la semana. Desde su Tee elevado ofrece unas vistas espectaculares hacia un green largo y estrecho, bien protegido por una línea de árboles que se meten un poco por la derecha y tres imponentes bunkers, sobre todo el frontal y el trasero.

Hoyo 17. Los Gabilones. Par 5. 490 metros. Pese a la remodelación que hizo Ballesteros en 2003, colocando el lago frontal a green, no deja de ser el hoyo más fácil de Valderrama. Un respiro para el sufrido golfista. La dificultad estriba en el segundo golpe y presenta un gran dilema: tratar de saltar el agua para lograr un glorioso birdie o incluso un eagle, o jugar corto del agua y aspirar a un posible birdie o un modesto par. Difícil decisión, todo depende de los palos que lleves en la bolsa y la seguridad y distancia de tu juego. Pero no olvides que el green cae hacia el agua si no colocas la bola en el punto dulce.

Hoyo 18. Casa Club. Par 4. 415 metros. Es un estrecho dog-leg a la izquierda, delimitado por una línea de alcornoques y un espeso rough. La zona de caída del drive es tan estrecha que invita a salir con hierro para no abandonar la seguridad de la calle, pero el problema vendrá entonces con el segundo golpe, muy largo para frenar con tiento la bola en un green protegidísimo por búnker frontales y lateral. Sólo los valientes y pegadores intentan colocar el drive ligeramente a la izquierda de la calle para tener un mejor ángulo de aproximación al green.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here